Las señales no verbales y cómo pueden ser utilizadas para crear un vínculo de apego seguro
Contacto visual – Usted mira al niño afectuosamente y él o ella recoge la emoción positiva transmitida por esta señal no verbal y se siente seguro, relajado y feliz. Si usted está deprimido, estresado o distraído, puede que no mire directamente a los ojos de su hijo. Mantener el contacto visual también juega un papel importante en mantener la conversación fluyendo entre usted y su hijo.
Expresión facial – Su rostro es capaz de expresar incontables emociones sin que usted diga una palabra. Si su expresión es tranquila y atenta cuando se comunica con su hijo, él o ella se sentirá seguro. Pero si su rostro refleja angustia, enojo, preocupación, tristeza, temor o distracción, su hijo recogerá estas emociones negativas y se sentirá inseguro y estresado.
Tono de voz – Incluso si su hijo es demasiado joven para entender las palabras que usted usa, él o ella puede entender la diferencia entre un tono que es áspero, indiferente o preocupado y un tono que transmite ternura, interés, cariño y comprensión. Cuando hable con niños mayores, asegúrese de que el tono que usa coincide con lo que está diciendo.
Contacto – La forma en la que usted toca a su hijo transmite el estado emocional en que usted se encuentra — si usted está atento, tranquilo, tierno, relajado, o desinteresado, molesto, y no disponible. La forma en la que usted limpia, levanta o carga a su bebé o la forma en que le da a su hijo mayor un abrazo cálido, un toque suave en el brazo, o una palmada tranquilizadora en la espalda puede transmitir mucha emoción a su hijo.
Lenguaje corporal – Si usted habla con su hijo con los brazos cruzados y la cabeza hacia atrás entonces su hijo lo verá como si usted está a la defensiva y desinteresado. Pero si se sienta con una postura relajada, abierta, inclinándose hacia su hijo y entonces su hijo se sentirá que lo que él o ella está diciendo es importante para usted. La forma en que se sienta, se mueve y se conduce comunica una gran cantidad de información a su hijo.
Ritmo, tiempo, y la intensidad – El ritmo, el tiempo y la intensidad de su habla, movimientos y expresiones faciales pueden reflejar su estado de ánimo. Si usted mantiene un ritmo de adulto, o está estresado o desatento, sus acciones no verbales harán poco para calmar, tranquilizar o alentar a su hijo. Usted necesita estar al tanto de las preferencias de su hijo en cuanto a el ritmo y la intensidad, que a menudo son más lentos y menos fuertes que los suyos.
Que es Apego Seguro y Vinculación
Clasificación: 83 / 100

Total: 92 calificar