La historia de un bebé

Melanie es una niña sana de un año, pero sus padres están preocupados por su desarrollo porque no está haciendo muchas cosas que su hermano mayor hacía a su edad, como jugar al escondite e imitar expresiones y gestos. La mamá y el papá de Melanie intentan involucrarla con juguetes, canciones y juegos, pero nada de lo que hacen despierta su interés, y mucho menos una risa o una sonrisa. De hecho, rara vez hace contacto visual. Y aunque su audición ha sido revisada y es normal, no balbucea, no hace otros ruidos de bebé, o responde cuando sus padres la llaman por su nombre. Melanie necesita ser revisada por un especialista en desarrollo infantil de inmediato.

Mi hijo tiene autismo
Clasificación: 88 / 100

Total: 84 calificar