Habilidades clave para manejar sus emociones y mejorar sus relaciones

Muchos de nosotros nos resulta cada vez más difícil conectarnos en el mundo moderno, tanto con nosotros mismos y con los demás. Un factor importante en nuestra capacidad para conectarnos con éxito es la inteligencia emocional. Cuando se trata de felicidad y éxito en nuestras relaciones, objetivos profesionales y personales, la inteligencia emocional (EQ) importa tanto como la capacidad intelectual (IQ) más conocida. Necesitamos inteligencia emocional para convertir la intención en acción, para tomar decisiones informadas sobre las cosas que más nos importan y para conectarnos con los demás de manera productiva y enriquecedora.

¿Qué es inteligencia emocional?

La inteligencia emocional (EQ) es la capacidad de identificar, usar, comprender y manejar sus propias emociones de manera positiva para aliviar el estrés, comunicarse de manera efectiva, empatizar con los demás, superar los desafíos y desactivar los conflictos. Esta habilidad también nos permite reconocer y entender lo que otros están experimentando emocionalmente. Este reconocimiento y comprensión es, en su mayor parte, un proceso no verbal que informa el pensamiento e influye en cómo se conecta con los demás.

La inteligencia emocional difiere de cómo pensamos en la capacidad intelectual, en que la inteligencia emocional se aprende, no se adquiere. Este aprendizaje puede tener lugar en cualquier momento de la vida, por lo que el conjunto de habilidades sociales y emocionales, conocido como inteligencia emocional, es algo que todos podemos tener.

Sin embargo, es importante recordar que hay una diferencia entre aprender sobre la inteligencia emocional y aplicar ese conocimiento a tu vida. Solo porque te conocesdebería Hacer algo no significa que lo hará, especialmente cuando se siente abrumado por el estrés, lo que puede anular sus mejores intenciones. Para cambiar permanentemente el comportamiento de manera que se mantenga bajo presión, debe aprender a superar el estrés en el momento y en sus relaciones para mantenerse consciente emocionalmente.

La inteligencia emocional se define comúnmente por cuatro atributos:

  1. Conciencia de sí mismo - Reconoces tus propias emociones y cómo afectan tus pensamientos y comportamiento. Usted conoce sus fortalezas y debilidades, y tiene confianza en sí mismo.
  2. Autogestión - Eres capaz de controlar los sentimientos y comportamientos impulsivos, manejar tus emociones de manera saludable, tomar iniciativas, cumplir tus compromisos y adaptarte a las circunstancias cambiantes.
  3. Conciencia social - Puede comprender las emociones, necesidades e inquietudes de otras personas, captar pistas emocionales, sentirse cómodo socialmente y reconocer la dinámica de poder en un grupo u organización.
  4. Gestión de relaciones - Sabe cómo desarrollar y mantener buenas relaciones, comunicarse con claridad, inspirar e influir en los demás, trabajar bien en equipo y gestionar conflictos.

¿Por qué la inteligencia emocional es tan importante?

Como sabemos, las personas más inteligentes no son las más exitosas ni las más satisfechas de la vida. Probablemente conozcas personas académicamente brillantes y, sin embargo, socialmente ineptas y sin éxito en el trabajo o en sus relaciones personales. La inteligencia intelectual (IQ) no es suficiente por sí misma para tener éxito en la vida. Sí, su IQ puede ayudarlo a ingresar a la universidad, pero es su inteligencia emocional (EQ) la que le ayudará a controlar el estrés y las emociones cuando enfrente sus exámenes finales. IQ y EQ existen en tándem y son más efectivos cuando ambos son elevados y se complementan entre sí.

La inteligencia emocional afecta:

Tu desempeño en la escuela o el trabajo. La inteligencia emocional puede ayudarlo a navegar por las complejidades sociales del lugar de trabajo, dirigir y motivar a los demás, y sobresalir en su carrera. De hecho, cuando se trata de evaluar candidatos importantes, muchas compañías ahora consideran que la inteligencia emocional es tan importante como la capacidad técnica y usan pruebas de EQ antes de contratarlo.

Tu salud física Si no puede controlar sus emociones, probablemente tampoco esté controlando su estrés. Esto puede conducir a serios problemas de salud. El estrés no controlado puede elevar la presión arterial, suprimir el sistema inmune, aumentar el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, contribuir a la infertilidad y acelerar el proceso de envejecimiento. El primer paso para mejorar la inteligencia emocional es aprender a aliviar el estrés.

Tu salud mental Las emociones descontroladas y el estrés también pueden afectar su salud mental, haciéndolo vulnerable a la ansiedad y la depresión. Si no puede entender, sentirse cómodo y manejar sus emociones, correrá el riesgo de no poder establecer relaciones sólidas que lo hagan sentirse solo y aislado.

Tus relaciones. Al comprender sus emociones y cómo controlarlas, podrá expresar mejor cómo se siente y comprender cómo se sienten los demás. Esto le permite comunicarse de manera más efectiva y forjar relaciones más fuertes, tanto en el trabajo como en su vida personal.

¿Qué es la inteligencia social y por qué es importante?

La inteligencia social está estrechamente relacionada con la inteligencia emocional. Nuestras emociones evolucionaron para servir a un propósito social que nos permite, como humanos, sobrevivir. La capacidad de reconocer al amigo del enemigo, reducir el estrés y devolver nuestro sistema nervioso a un equilibrio equilibrado y sentirse amado y feliz es esencial. Todas estas habilidades esenciales dependen de una comunicación emocional exitosa que no es verbal y te conecta con otras personas y sus emociones.

La comunicación emocional social puede transmitir de manera instantánea:

  • La amabilidad o antipatía de otra persona
  • El interés de otra persona en nosotros
  • Otra persona está cuidando o acerca de nosotros

Los atributos personales y sociales juegan el uno con el otro. El mundo es un lugar social y somos seres sociales.

Construyendo inteligencia emocional: 4 habilidades clave para aumentar su EQ

Las habilidades clave para construir su EQ y mejorar su capacidad para manejar las emociones y conectarse con los demás son:

  1. Conciencia de sí mismo
  2. Autogestión
  3. Conciencia social
  4. Gestión de relaciones

Desarrollar la habilidad clave de la inteligencia emocional 1: Conciencia de sí mismo

La ciencia del apego enseña que la experiencia emocional actual es un reflejo de la experiencia emocional de la vida temprana. Es muy probable que su capacidad de experimentar sentimientos centrales como la ira, la tristeza, el miedo y la alegría dependa de la calidad y consistencia de sus experiencias emocionales tempranas. Si sus emociones fueron entendidas y valoradas, sus emociones se convirtieron en activos valiosos más adelante en la vida. Pero, si sus experiencias emocionales fueron confusas, amenazantes o dolorosas, lo más probable es que haya hecho todo lo posible para distanciarse de ellas.

Ser capaz de conectarse con sus emociones, tener una conexión de momento a momento con su experiencia emocional cambiante es la clave para comprender cómo la emoción influye en sus pensamientos y acciones.

¿Qué tipo de relación tienes con tus emociones?

¿Experimenta sentimientos que fluyen, encontrando una emoción tras otra a medida que tus experiencias cambian de momento a momento?

Son tus emociones acompañadas de sensaciones físicas que experimentas en lugares como el estómago, la garganta o el pecho?

¿Experimenta sentimientos y emociones individuales? como la ira, la tristeza, el miedo, la alegría, cada uno de los cuales es evidente en las expresiones faciales sutiles?

Puedes experimentar sentimientos intensos que son lo suficientemente fuertes como para capturar tanto su atención como la de los demás?

¿Prestas atención a tus emociones? ¿Tienen en cuenta su toma de decisiones?

Si alguna de estas experiencias es desconocida, sus emociones pueden ser rechazadas o desactivadas. Para ser emocionalmente sano y emocionalmente inteligente, debe volver a conectarse con sus emociones centrales, aceptarlas y sentirse cómodo con ellas.

La práctica de la atención plena construye conciencia de sí mismo, ya que reduce el estrés

Mindfulness es la práctica de enfocar deliberadamente su atención en el momento presente y sin juzgar. El cultivo de la atención plena tiene sus raíces en el budismo, pero la mayoría de las religiones incluyen algún tipo de oración similar o técnica de meditación. La atención plena ayuda a cambiar su preocupación por el pensamiento hacia una apreciación del momento, sensaciones físicas y emocionales, y aporta una perspectiva más amplia de la vida. La atención plena calma y te enfoca, haciéndote más consciente de ti mismo en el proceso.

Desarrollando conciencia emocional

Si no has aprendido a manejar el estrés, es importante hacerlo primero. Cuando pueda controlar el estrés, se sentirá más cómodo reconectándose a emociones fuertes o desagradables y cambiando la forma en que experimenta y responde a sus sentimientos. Puede desarrollar su conciencia emocional aprendiendo la meditación de la atención plena en el Kit de herramientas de inteligencia emocional gratuito de HelpGuide que lo ayuda a ponerse en contacto con emociones difíciles y a manejar sentimientos incómodos.

Habilidad clave 2: autogestión

Ser emocionalmente consciente es solo el primer paso para la gestión emocional. Para poder involucrar su inteligencia emocional, también debe poder usar sus emociones para tomar decisiones constructivas sobre su comportamiento. Cuando te sientes demasiado estresado, puedes perder el control de tus emociones y la capacidad de actuar con cuidado y apropiadamente.

Piense en un momento en que se sintió abrumado por el estrés. ¿Fue fácil pensar con claridad o tomar una decisión racional? Probablemente no. Esto se debe a que, si bien tu cerebro puede manejar el sentimiento y el pensamiento al mismo tiempo, cuando nos estresamos demasiado, nuestra capacidad para pensar con claridad y precisión en las emociones, las propias y las ajenas, se ve comprometida.

Las emociones son piezas importantes de información que nos dicen sobre nosotros mismos y sobre los demás, pero frente al estrés que nos saca de nuestra zona de confort, podemos sentirnos abrumados y perder el control de nosotros mismos. Con la capacidad de controlar el estrés y mantenerse emocionalmente presente, puede aprender a recibir información perturbadora sin permitir que esta información anule sus pensamientos y su autocontrol. Podrá tomar decisiones que le permitan controlar sus sentimientos y comportamientos impulsivos, manejar sus emociones de manera saludable, tomar iniciativas, cumplir sus compromisos y adaptarse a las circunstancias cambiantes.

Habilidad clave 3: Conciencia social

La conciencia social es la habilidad necesaria para captar las claves, en su mayoría no verbales, que otros envían constantemente. Estas señales hablan de las emociones que otros están experimentando y le dan una idea más precisa de su experiencia de lo que es realmente importante para ellos. Cuando grupos de personas envían señales no verbales similares, usted puede leer y comprender experiencias conjuntas compartidas. Para hacer estas cosas, tendrá que saber cómo suspender sus pensamientos para experimentar señales no verbales que cambian de un momento a otro. Irónicamente, no pensar en metas y objetivos cuando con otras personas es lo que necesita para avanzar esos objetivos.

Mindfulness es un aliado de la conciencia emocional y social

La conciencia social es una experiencia de momento a momento que no puede tener lugar mientras pensamos en otra cosa. Cuando estamos en la cabeza, planificando el futuro o analizando el pasado, no podemos estar presentes en el momento. Esto hace que sea especialmente difícil captar señales sutiles no verbales. El mito de la multitarea debe ser ignorado.Aunque podemos cambiar de tema muy rápidamente, cuando lo hacemos, nos perdemos el sutil cambio emocional que tiene lugar en otras personas, que nos ayuda a entenderlos.

  • De hecho, es más probable que avancemos en nuestras metas y objetivos sociales dejando de lado nuestros pensamientos, intenciones y objetivos en situaciones sociales y, en cambio, centrándonos en la interacción misma. La conciencia social momento a momento es un proceso personal de empoderamiento.
  • Seguir el flujo de las respuestas emocionales de otra persona es un proceso de dar y recibir que requiere que también prestemos atención al flujo de nuestra propia experiencia emocional.
  • Un temor común es que, prestando atención a los demás, disminuimos la autoconciencia, pero lo contrario es realmente cierto. Obtenemos autoconciencia tomándonos el tiempo y esforzándonos para prestar atención a los demás.

Prestar atención a lo que experimentas emocionalmente mientras escuchas a otros también ilumina tus propias creencias y valores. Es fácil exponer ideas populares y valores que pueden no ser realmente adecuados para usted. Pero, cuando sientes incomodidad al escuchar a otros expresar estos puntos de vista, has aprendido algo importante acerca de ti.

Habilidad clave 4: gestión de las relaciones

Trabajar bien con los demás es un proceso que comienza con la conciencia emocional y su capacidad para reconocer y comprender lo que otras personas están experimentando. Una vez que la conciencia emocional está en juego, puedes desarrollar efectivamente habilidades sociales / emocionales adicionales que harán tus relaciones más efectivas, fructíferas y satisfactorias.

Tome conciencia de la efectividad con que usa la comunicación no verbal

Es imposible evitar enviar mensajes no verbales a otros sobre lo que pensamos y sentimos. Los muchos músculos de la cara que rodean los ojos, la nariz, la boca y la frente, ninguno de los cuales soporta el peso como otros músculos, nos ayudan a transmitir nuestras propias emociones y a leer las intenciones emocionales de otras personas.

La parte emocional de nuestro cerebro siempre está activa, e incluso si ignoramos sus mensajes, otros no. Reconocer los tipos de mensajes no verbales que enviamos a otros puede ser una gran parte para mejorar nuestras relaciones.

Use el humor y el juego para aliviar el estrés

El humor, la risa y el juego son antídotos naturales del estrés. Reducen tus cargas y te ayudan a mantener las cosas en perspectiva. La risa hace que tu sistema nervioso se equilibre, reduciendo el estrés, calmándote, agudizando tu mente y haciéndote más empático.

Aprende a ver el conflicto como una oportunidad para crecer más cerca de los demás

Los conflictos y desacuerdos son inevitables en las relaciones. Dos personas no pueden tener las mismas necesidades, opiniones y expectativas en todo momento. Sin embargo, eso no tiene que ser algo malo. Resolver el conflicto de manera saludable y constructiva puede fortalecer la confianza entre las personas. Cuando el conflicto no se percibe como una amenaza o un castigo, fomenta la libertad, la creatividad y la seguridad en las relaciones.

Autores: Jeanne Segal, Ph.D., Melinda Smith, M.A., y Jennifer Shubin. Última actualización: marzo de 2018.

Mejorando la Inteligencia Emocional (EQ)
Clasificación: 90 / 100

Total: 91 calificar