Las cuatro A: Evitar, modificar, adaptar y aceptar
Evite el estrés innecesario

No es saludable evitar una situación estresante que debe abordarse, pero es posible que se sorprenda por la cantidad de factores estresantes en su vida que puede eliminar.

Aprenda a decir "no". Conozca sus límites y cumpla con ellos. Ya sea en su vida personal o profesional, asumir más de lo que puede manejar es una receta infalible para el estrés. Distinga entre "shoulds" y "must" y, cuando sea posible, diga "no" a tomar demasiado.

Evita a las personas que te estresan. Si alguien provoca constantemente estrés en su vida, limite la cantidad de tiempo que pasa con esa persona o termine la relación.

Toma el control de tu entorno. Si las noticias de la noche lo ponen ansioso, apague el televisor. Si el tráfico lo pone tenso, tome una ruta más larga pero menos transitada. Si ir al mercado es una tarea desagradable, haga sus compras en línea.

Elimine su lista de tareas pendientes. Analice su agenda, responsabilidades y tareas diarias. Si tiene demasiado en su plato, deje las tareas que no son realmente necesarias al final de la lista o elimínelas por completo.

Alterar la situación

Si no puede evitar una situación estresante, intente modificarla. A menudo, esto implica cambiar la forma en que te comunicas y trabajas en tu vida diaria.

Exprese sus sentimientos en lugar de embotellarlos. Si algo o alguien te está molestando, sé más asertivo y comunica tus preocupaciones de una manera abierta y respetuosa. Si tienes un examen para estudiar y tu compañero de cuarto hablador acaba de llegar a casa, di por adelantado que solo tienes cinco minutos para hablar. Si no expresas tus sentimientos, se generará resentimiento y aumentará el estrés.

Esté dispuesto a comprometerse. Cuando le pida a alguien que cambie su comportamiento, esté dispuesto a hacer lo mismo. Si ambos están dispuestos a inclinarse un poco, tendrán buenas posibilidades de encontrar un término medio feliz.

Crea un horario equilibrado. Todo el trabajo y no jugar es una receta para el agotamiento. Trate de encontrar un equilibrio entre el trabajo y la vida familiar, las actividades sociales y las actividades solitarias, las responsabilidades diarias y el tiempo de inactividad.

Adáptate al estresor

Si no puedes cambiar el factor estresante, cámbiate a ti mismo. Puede adaptarse a situaciones estresantes y recuperar su sentido de control cambiando sus expectativas y actitud.

Reformular problemas Intenta ver las situaciones estresantes desde una perspectiva más positiva. En lugar de preocuparse por un atasco de tráfico, considéralo como una oportunidad para pausar y reagruparse, escuchar tu estación de radio favorita o disfrutar de un tiempo a solas.

Mira la imagen completa. Tome una perspectiva de la situación estresante. Pregúntese qué tan importante será a la larga. ¿Importará en un mes? ¿Un año? ¿Realmente vale la pena enojarse? Si la respuesta es no, enfoca tu tiempo y energía en otro lado.

Ajusta tus estándares El perfeccionismo es una fuente importante de estrés evitable. Deja de prepararte para el fracaso exigiendo la perfección. Establezca estándares razonables para usted y los demás, y aprenda a estar bien con "lo suficientemente bueno".

Practica la gratitud. Cuando el estrés lo está deprimiendo, tómese un momento para reflexionar sobre todas las cosas que aprecia en su vida, incluidas sus cualidades y dones positivos. Esta simple estrategia puede ayudarlo a mantener las cosas en perspectiva.

Acepta las cosas que no puedes cambiar

Algunas fuentes de estrés son inevitables. No puede prevenir o cambiar estresores como la muerte de un ser querido, una enfermedad grave o una recesión nacional. En tales casos, la mejor manera de lidiar con el estrés es aceptar las cosas tal como son. La aceptación puede ser difícil, pero a largo plazo, es más fácil que reñir contra una situación que no puede cambiar.

No intentes controlar lo incontrolable. Muchas cosas en la vida están fuera de nuestro control, especialmente el comportamiento de otras personas. En lugar de estresarse por ellos, concéntrese en las cosas que puede controlar, como la forma en que elige reaccionar a los problemas.

Busque el lado positivo. Cuando enfrenta grandes desafíos, trate de verlos como oportunidades para el crecimiento personal. Si sus propias elecciones pobres contribuyeron a una situación estresante, reflexione sobre ellas y aprenda de sus errores.

Aprende a perdonar Acepte el hecho de que vivimos en un mundo imperfecto y que la gente comete errores. Deja ir la ira y los resentimientos. Libérate de la energía negativa perdonando y avanzando.

Comparte tus sentimientos Expresar lo que estás pasando puede ser muy catártico, incluso si no hay nada que puedas hacer para alterar la situación estresante. Habla con un amigo de confianza o haz una cita con un terapeuta.

Manejo del estrés
Clasificación: 84 / 100

Total: 98 calificar